miércoles, 29 de febrero de 2012

Lo quieres para ti

Cuando sientes ese cosquilleo en el estómago y sonríes al pensar en mariposas, tal como dicen en las películas y sabes que es por él. Cuando su nombre aparece una y otra vez por tu mente desconcentrándote de lo que sea que estabas haciendo y obligándote a imaginar cómo sería todo, de la manera ideal. Cada vez que te sonríe, algo extraño recorre tu cuerpo dejando paso a una radiante sonrisa de enamorada que te aparece en la cara y que no es capaz de desaparecer. Te gustaría besarle, abrazarle y sentir que se te ericen los pelos de la nuca tras notar en tu oído sus labios diciéndote algo romántico. Lo quieres para ti. Esta vez más que nunca. Te encanta su manera de hablar y decirte que lo acaricies, porque sabes que le encanta que lo hagas. Adoras sus dulces ojos marrones que se iluminan cada vez que te mira. Imaginas que sí, que es porque siente algo, porque una vez hace mucho tiempo hubo algo y esas cosas no se olvidan tan fácilmente. Esperas de corazón que ese sentimiento que tenia enterrado en el fondo de su mente vuelva a resurgir. Lo quieres, ya no solo como un amigo.

martes, 28 de febrero de 2012

Me gusta el perdón que sale de ti

Me gustan los ''perdón''. No, no me gustan, me encantan, pero sólo si son salidos del corazón, los hipócritas no me gustan, aunque supongo que a nadie les agrada. Me gustan porque son señal de que la persona se ha lamentado de algo que en su momento quería hacer, pero que tras reflexiones, el corazón lo ha invitado a pedir perdón, a arrepentirse de lo hecho. Me gustan también porque son como el play después del pause de la pelea, discusión o simple distanciamiento. Me gustan porque son eso, perdón. También me gusta la gente que sabe perdonar, es duro intentar olvidar el daño causado, pero no es imposible, aunque unas personas tengan más voluntad para ser fuertes y perdonar que otras.
Desde muy pequeños nos educan con pedir perdón a todo aquel al que le hacíamos daño, aunque esta cualidad, en la mayoría de los casos vaya desapareciendo conforme aumenta el número de años; sin embargo no nos enseñan a perdonar. ¿Has oído alguna vez ''perdónalo aunque te haya dolido''? Yo no demasiados, sinceramente. Con la experiencia he aprendido que hay que pedir perdón, sí, pero también hay que saber perdonar. Hay que saber que por muy pequeños que sean los trocitos en los que el corazón se ha dividido, siempre habrá alguna forma de hacer que recupere su forma original, al menos aproximadamente, y si hace falta se cosen los fragmentos para que no vuelva a suceder. Por un ''perdón'' vale la pena perdonar, y más si viene de ti.
Gracias por volver a mi lado.

sábado, 25 de febrero de 2012

Hoy estoy de luto

Hoy vengo al entierro de nuestra amistad. Fue bonita mientras duró. ¿Qué digo bonita? Fue preciosa. No recuerdo un día triste que nuestra amistad no me haya hecho sonreír. No recuerdo un momento malo sin tener detrás uno bueno. Ya casi no recuerdo. Perdón, ya casi no nos recuerdo. ¿Hubo acaso un tiempo en el que el sol brillaba y todo era de colores entre nosotros? Porque yo ya no lo recuerdo.
Hoy vengo aquí, a dar mi pequeño discurso para despedir a nuestra amistad. Era tan peculiar, tan especial, tan diferente, tan...corta. Y fue difícil llegar a lo más alto, ¿verdad? A mí se me está haciendo aún más difícil caer al vacío desde allí arriba, ya no hay nada que me mantenga a salvo.
Hoy vengo aquí y pido perdón por no llorar, pero es que he exprimido todas las lágrimas que me quedaban, y todas para ella, nuestra querida amistad.


Hoy vengo de negro, hoy estoy de luto.

Sólo me queda una cosa

''La vida no se trata de cómo sobrevivir a la tormenta, si no de cómo bailar en la lluvia''
Anoche soñé con nosotros. Sí, con nosotros. Qué irónico, ¿verdad? Hace apenas unas semanas te hubiera encantado que yo soñara con nosotros, de hecho ambos solíamos repetir que se sueña con la última persona en la que se piensa antes de quedarse dormido. Así que sí, es una confesión, te confieso abiertamente que eres mi último pensamiento antes de dormir, lo malo es que últimamente siempre vienes acompañado de lágrimas, al menos desde hace unos días; y además también eres el primer pensamiento al levantarme, las lágrimas hacen que los ojos escuezan por la mañana. Sin embargo tengo que contarte mi sueño de anoche. Nada comparado con esa clase de sueños que tenías tú, si no menos bonito, menos feliz. Soñé que por fin era capaz de hablar contigo cara a cara una conversación decente, sobre nosotros. Hablábamos sobre los últimos días, sobre los últimos problemas, sobre los últimos sentimientos...
No quiero perderte, ¿para qué engañarme? Prometimos un para siempre y no lo veo. Y no me engañes con historias de ''siempre estaré aquí aunque no nos hablemos'', eso para mí es sinónimo de no estar. Pero como sé y sabes que no hay marcha atrás, al menos nos queda lo vivido, como dices tú, y ya lo único es seguir adelante e intentar ver la luz de este túnel sin salida en el que nos hemos metido. Y como ya no vamos a ser nada, solamente puedo decir una cosa:
Suerte en tu vida amigo mío.

viernes, 24 de febrero de 2012

Mi pequeña dosis de alegría diaria

¿Sabes esa sensación de caerte al vacío? ¿Ese escozor de ojos sinónimo de llorar? ¿Sabes lo que es aguantar tanto abandono? Lo sepas o no, eso es lo que siento yo. Va a llegar un momento en que deje de creer en todo y explote, y llore, y me derrumbe, de que caiga al suelo y me rompa, como un cristal, o como una muñeca de porcelana que en el fondo soy. Pero en realidad soy fuerte, soy muy fuerte y solo gracias a los palos que me han dado, de hecho, parte de mi sonrisa ha dejado de relucir después de tanto sufrimiento. Pero bueno, no pasa nada, lo que haré ahora será apretar los labios, cerrar con fuerza los ojos y pensar en Nueva York. ¡Ay mi amada Nueva York! Cuánto daría yo por volver a estar entre tus calles, respirando la agitación y el amor que le tienen los neoyorquinos a su ciudad, mi quinta avenida con su glamuroso Tiffany's, mi Times Square, mi puente de Brooklyn...
Me encanta. Me encanta porque el simple hecho de pensar en ella me relaja, me aparta del mundo, me alegra el día.


Es mi pequeña dosis de alegría diaria.

jueves, 23 de febrero de 2012

Bienvenido a la montaña rusa de la vida

Bienvenido a la montaña rusa de la vida. Al principio de su recorrido encontrarás una zona leve, sin ningún tipo de altibajos, pero luego tendrás que subir, y tendrás que bajar, habrá giros inesperados y cambios, muchísimos cambios. No pienses que en esta montaña rusa te quedarás estable durante mucho tiempo, apenas durarás algo, que luego habrá que subir o bajar. De hecho es la montaña rusa que más marea, la que más cambia de rumbo, la que más cambia de altura. También debo decirte que no sé cuál es el recorrido realmente, porque el gerente de la montaña rusa, Destino, es de los pocos que lo sabe. Puede que llegue Casualidad y lo ayude en su tarea, o puede que quien lo ayude sean tú y tus decisiones. El verdadero director de la montaña rusa eres tú mismo, tú decides qué camino escoger y por ello será diferente, inigualable. No hay un camino que se repita.
Habrá ocasiones en las que bajarás tan bajo que tendrás una extraña sensación de querer bajarte del vagón. Pues bien, no lo hagas. No lo hagas porque otros tiempos vendrán y te harán que subas, subirás tan alto que te sentirás capaz de tocar el cielo con las manos, de gritar, de reír. Dicen que allí arriba se encuentra Felicidad, por ella merece la pena pasar por lo más bajo del camino para coger impulso de nuevo y subir hasta arriba. Aunque a veces, el problema surge en la subida. Habrá ocasiones en las que se interpondrán diversos obstáculos que te impedirán una subida amena. Si pasas por esto solo recuerda que lo mejor está por llegar, que la vista desde la cima merece la pena y que la tormenta no es eterna.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Querer y no poder

No es quedarte encerrado bajo tierra con una alfombra mágica. No es no poder hablar más. No es vivir en una torre sin salida. No es perder un zapato de cristal. No es besar a un sapo. No es perder a tu padre en una estampida. No ser atacado por piratas en Nunca Jamás. No es que haya un monstruo en el armario. No es convertirte en oso. No es vivir con una bestia. No es cortarte el pelo y luchar por tu país. No es comer una manzana envenenada. No es no poder volver a casa del País de las Maravillas. No es no volver a ver a Andy. No es pincharte con una aguja. No es no poder cantar en un musical. No es ser secuestrada por Cruella. No es perder a tu hijo y no encontrarlo. No es ser comido por una ballena. No es perderte en un pueblo de la ruta 66. Es querer y no poder, caerse y no poder levantarte, perder y no volver a ganar. Es un callejón sin salida.

lunes, 20 de febrero de 2012

Dime sí a París

- Algún día te llevaré a París. ¿No decías que era tu sueño? Bien, pues pienso llevarte. Y no, no me vale un no por respuesta, ni me vale un ''París es caro'' ni un ''No hace falta que me lleves''. Por una vez déjame ser feliz y regalarte algo que sé que quieres. Tú solo imagínate. Una escapada solo para los dos, nos alejaremos del mundo unos días, un poco de tranquilidad. Haremos muchas cosas: subiremos a la torre Eiffel, te haré tropecientas mil fotos, porque sé que te gusta subirlas, podrás elegir la que más te guste de los dos, y te haré un póster. Pasearemos por los Campos Elíseos y por Montmartre. Visitaremos la Basílica del Sagrado Corazón y el Notre Dame. Compraremos dulces en Ladurée y nos lo comeremos entre sus calles. ¡Pero antes de que digas nada! Un dulcecito al año no hace nada, corazón. Pasearemos por la orilla del Sena y por el propio río de noche y nos montaremos en un coche de caballos que nos enseñe lo mejor de la ciudad. Iremos al jardín de Luxemburgo y pasearemos, con sus hojas caídas ¿Y Versalles? ¿Qué te parece Versalles? Sí, sí, Versalles te encanta, es cierto, entonces visitaremos Versalles y sus jardines. Cenaremos en la torre Eiffel. Sí, ya sé que es caro, pero me apetece. ¿Y sabes qué más me apetece? Cumplir ese sueño tuyo que decía ''algún día iré a París y me enamoraré''. Espero que sea de mí, porque entonces te habré llevado para nada y eso no me gustaría.  A cambio de llevarte te pediré una sola cosa: que me digas que sí.
+ ¿Sí a qué?
- ¿Me quieres para siempre y por encima de todo?
+ ¡Sí!

viernes, 17 de febrero de 2012

Y créeme si te digo esto

Créeme, créeme cuando digo que mis palabras se quiebran, se rompen en mil pedazos si hablo de ti, de todo lo que sucedió entre nosotros. De esos días, cuando yo aún sonreía y era por ti. Créeme. Ahora es cuando sé que mi vida se rompió un día, ese día en que tú decidiste que yo ya no era lo que querías. Sé que siempre me temblará la voz si de ti se trata. Que mis ojos se llenaran de lágrimas, que mi corazón se sentirá pequeñito. Sé que aunque ya no sienta nada por ti, los recuerdos embargaran mi mente, y que me dolerá, tan sólo el saber que existes, que un día entraste a mi vida, y al siguiente decidiste irte. Créeme cuando te digo todo esto, porque si de palabras se trata, estás son las más sinceras que puedo llegar a mencionarte, son las que describen lo que sentí y siento, que si un día te quise, ahora solo te veo como un recuerdo. Créeme si te digo que ya no te quiero, que ya no te siento, que ya no eres el dueño de mi mundo y de mis pensamientos, pero que, por más que quiera impedirlo aún estás en mi cabeza. Sólo quiero borrarte, borrar tus recuerdos, borrarte de una vez por todas de mi vida, sacarte de mi cabeza y de mi corazón. Espero no hacer a nadie lo mismo que tú, porque duele dejar que entren en tu vida y al tiempo ni siquiera mirar a esa persona. No me arrepiento de haberte conocido, pero sí de dejar que formaras parte de mí creyendo que yo de ti también lo era.

Me vuelvo impotente

Odio tu sonrisa. Odio tu increíble sonrisa. La odio. La odio porque cuando sonríes, me vuelvo totalmente impotente.
Impotente por no ser capaz de apartar mi mirada de ella. De ti.
No sé cómo lo haces, pero eres capaz de volverme loca con tan solo un movimiento. Y es algo ilógico porque yo no soy una persona que se sorprenda a la mínima. Es más, creo que hasta soy difícil de sorprender. pero tú... tú eres diferente. Lo cambias todo y me cambias. Me vuelves mejor de lo que soy. Sacas todo lo bueno de mí y haces que las imperfecciones solo parezcan pequeños añadidos. Me haces perfecta y te haces perfecto. Y entonces, me entran unas ganas enormes de besarte, de besarte para comprobar si realmente eres real, si estas aquí. Y tú... tú vuelves a sonreír, y el mundo se me viene encima. Mi mirada busca la tuya, mis manos acarician tu cara,
tus dedos resbalan por mi cintura y miles de mariposas revolotean a mi alrededor haciéndome temblar...
¿realmente existes?

miércoles, 15 de febrero de 2012

Como un sueño


Irremediablemente enamorada de ti. Odio tu sonrisa que cada vez que la veo siento como me tiembla todo. Tus ojos del color del chocolate. A veces me pregunto cuántos habrá por ahí sueltos, pero no importa, porque este es mío y de nadie más. Porque él no es el típico payaso que se piensa mejor que todos, ni el fantasma de turno ''capaz de arrastrarlo todo''. Lo quiero tal como es, un sueño, aunque ni siquiera él sabe que no existe.

domingo, 12 de febrero de 2012

Desayuno con Diamantes

''¿Sabes lo que te pasa? No tienes valor. ¡Tienes miedo!
Miedo de enfrentarte contigo misma y decir: está bien, la vida es una realidad. Las personas se pertenecen las unas a las otras porque es la única forma de conseguir la verdadera felicidad. Tú te consideras un espíritu libre, un ser salvaje y te asusta la idea de que alguien pueda meterte en una jaula. ¡Bueno nena! Ya estás en una jaula, tú misma la has construido, y en ella seguirás vayas donde vayas porque no importa a donde huyas, 

siempre acabarás tropezando contigo misma.''

sábado, 11 de febrero de 2012

Melodías con sentimiento

Dicen que cuando conoces a esa persona, una canción suena en tu cabeza. Pero es una canción singular porque al principio no tiene letra, pero será la mejor melodía que siempre suena cuando estás junto a esa persona. Dicen que sí tiene letra, pero nadie la inventa. La letra cuenta momentos compartidos con esa persona. A veces la letra deja de contar tu bonito cuento porque es cuando pasan cosas feas, cuando la malvada bruja del cuento aparece. Y como son momentos que no gustan, la letra no los cuenta, pero la dulce melodía sigue, porque tus sentimientos no se van. Dicen que la primera melodía es la mejor, la más bonita, y que nunca se olvida.
Algún día me gustaría escuchar la letra de alguna de mis canciones, y no solo escuchar melodías cortas.



El amor es una droga

El amor es una droga a la que todo el mundo se engancha. Por norma general, hay dos tipos de personas: aquellas que desean con todas sus fuerzas engancharse y les da igual a quién, y aquellas que tienen miedo a engancharse y tener que abandonar su especie de libertad entera. Sin embargo, estos dos caminos sin lugar a dudas llegarán a desembocar en el mismo lugar: en el mar de los corazones completos, de los enamorados, de los adictos, de los de la sonrisa tonta en su cara.
Yo tengo miedo pero no sé a qué. Tengo miedo a engancharme, a enamorarme, pero también tengo miedo a no ser adicta. Me paseo por la calle y me doy cuenta de que por cada hoja caída en otoño, hay una pareja feliz; por cada ciudad nevada en invierno, hay una pareja feliz; por cada flor florecida en primavera, hay una pareja feliz; y que por cada rayo de sol en verano, hay una pareja feliz.
"Lo que tiene que ser,será, deja que el destino actúe por su cuenta". Típica frase que te suelen decir tus amigos después de explicarles tu situación. Vale, de acuerdo, que deje al destino, pero, ¿y si hay una posibilidad por pequeña que sea de que no me guste lo que el dichoso destino eligió para mí? ¿Entonces es a eso a lo que tengo miedo, a que no me guste la elección del destino? Me gusta creer en el destino, en esa fuerza superior que es la razón de muchas cosas que nos pasan, es más romántico, pero debo confesar, que no creo del todo en él, pienso que no hay ninguna fuerza superior, que los únicos culpables de lo que nos pasa somos nosotros mismos, es la ley de acción, reacción, repercusión, nada pasa porque sí, pasa porque hemos hecho algo que se considera antecedente de ello. Por esto, y nada más que por esto, puede que cambie mi forma de ser con ciertas personas. Para bien o para mal eso ni Dios ni el destino lo saben, solamente yo.

viernes, 10 de febrero de 2012

Y sin embargo no te olvido

Hace tiempo que no sé nada de ti. La verdad, tampoco me interesa mucho. Tú pasas de mí y yo hago lo mismo. Cada uno ha conseguido rehacer su vida tras aquellos momentos que pasamos juntos. Aunque tú has conseguido olvidarme con más éxito, yo sin embargo te sigo teniendo en una parte de mi mente que de vez en cuando vuelve a mi memoria. Pensaba que era para ti tanto como tú lo eras para mí, pero me equivoqué. No pasa nada, de los errores se aprende y quizá yo fui uno más para ti. Sin embargo no sé si al no molestarme, soy una estúpida porque aún te quiero o si en el fondo sabía que ocurriría esto.
Hay personas que piensan que si te quiero no tengo cabeza, si te recuerdo no tengo cabeza, y si te echo de menos tampoco tengo cabeza. Tengo que decirle a esas personas que estoy de acuerdo, no tengo cabeza, pero tengo corazón y eso no hay quien me lo quite, porque ésta es de las pocas veces que lo he escuchado a pesar de tener a la razón diciéndome a voces: ''¡NO ES UNA BUENA IDEA!'' y que al final pareció que estaba en lo cierto porque no resultaste ser una buena idea, nada más que hay que ver la facilidad con la que me abandonaste, te olvidaste de mí, pero no me arrepiento de hacer lo que hice, de olvidarme de lo que mi sabia razón me dictó.
Me duele mucho verte, saber que esos recuerdos compartidos no volverán jamás, que tú ya tienes otra persona con la que crear nuevos, pero tengo que vivir con ello, es una realidad actual.
Sinceramente, me gustaría que supieras que te echo de menos, más de lo que yo pensaba que se podía echar de menos, y a aquellos recuerdos imborrables pero olvidables que me gustaría volver a revivir. Pero ambos pasamos el uno del otro, es una realidad, es lo que hay y es con lo que tengo que vivir,nbsp;y sin embargo no te olvido.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Carta a Cupido

Querido Cupido:
En algún lugar de este mundo, sea donde sea, está esa media naranja que nunca encontraste, esperándote con un ramo de rosas y una pedazo de sonrisa radiante que te enamorará. Sí, existe, para aquellos que no crean en ella. El problema llega cuando el caprichoso Cupido tiene sed y se hace un zumo con tu mitad. ¿Qué? ¿Estaba rico no Cupido? Pues que sepas que era mío y que te lo acabas de exprimir. ¿Ahora qué piensas hacer? ¿Lanzar otra de tus flechas? No cielo, déjalo, estoy poniendo en duda tu puntería y no confío en ella. Gracias por tu nula colaboración. Deberías dedicarte a madurar un poco, y así, cuando te quites los pañales ya hablamos ¿vale?
Por cierto, deberías apuntarte a unas clases de tiro con arco, no vaya a ser que te vuelvas a confundir.
¡Y otra cosa antes de que se me olvide! Me gustaría que consultaras conmigo tus decisiones sobre mi vida porque no quiero que no me gusten. Déjate de jueguecitos con el Destino, que no hacen gracia.
Un besazo enorme. Nos vemos el catorce.

martes, 7 de febrero de 2012

¡Hola hola!

Hola a todos. Soy una chica de 16 años, divertida, tímida y sencilla. ¿Qué digo sencilla? ¡Complicadísima! Incluso a mí misma me cuesta entenderme a veces. En fin, sólo me pasaba a presentarme. Estoy cursando primero de Bachillerato y a estas alturas me cuesta un poco encontrar tiempo para mí, pero lo sacaré de donde sea para tener el blog al día. Me encanta leer y escribir y lo hago a todas horas y donde sea, pero a veces me siento como que no pueden entenderme. También me disgusta que con solo ir a mi perfil de tuenti y leer lo que escribo en el tablón, la gente pueda saber de mi vida. Así que por eso estoy aquí, en blogger, ya que opino que es un buen lugar para expresarme, desahogarme y escribir, sobre todo escribir, que es lo que más me gusta.
¡Otra cosita! Espero que nadie se ofenda con lo que yo pueda escribir, y que todas las críticas son bien recibidas mientras no sean despectivas, claro. Habrá que tomárselo con optimismo, calma y de forma constructiva. Os pido paciencia ya que no entiendo mucho de esto y aún no sé defenderme bien.
Gracias por adelantado y ya nos leeremos. ¡Un abracito!