miércoles, 29 de febrero de 2012

Lo quieres para ti

Cuando sientes ese cosquilleo en el estómago y sonríes al pensar en mariposas, tal como dicen en las películas y sabes que es por él. Cuando su nombre aparece una y otra vez por tu mente desconcentrándote de lo que sea que estabas haciendo y obligándote a imaginar cómo sería todo, de la manera ideal. Cada vez que te sonríe, algo extraño recorre tu cuerpo dejando paso a una radiante sonrisa de enamorada que te aparece en la cara y que no es capaz de desaparecer. Te gustaría besarle, abrazarle y sentir que se te ericen los pelos de la nuca tras notar en tu oído sus labios diciéndote algo romántico. Lo quieres para ti. Esta vez más que nunca. Te encanta su manera de hablar y decirte que lo acaricies, porque sabes que le encanta que lo hagas. Adoras sus dulces ojos marrones que se iluminan cada vez que te mira. Imaginas que sí, que es porque siente algo, porque una vez hace mucho tiempo hubo algo y esas cosas no se olvidan tan fácilmente. Esperas de corazón que ese sentimiento que tenia enterrado en el fondo de su mente vuelva a resurgir. Lo quieres, ya no solo como un amigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario