viernes, 17 de febrero de 2012

Y créeme si te digo esto

Créeme, créeme cuando digo que mis palabras se quiebran, se rompen en mil pedazos si hablo de ti, de todo lo que sucedió entre nosotros. De esos días, cuando yo aún sonreía y era por ti. Créeme. Ahora es cuando sé que mi vida se rompió un día, ese día en que tú decidiste que yo ya no era lo que querías. Sé que siempre me temblará la voz si de ti se trata. Que mis ojos se llenaran de lágrimas, que mi corazón se sentirá pequeñito. Sé que aunque ya no sienta nada por ti, los recuerdos embargaran mi mente, y que me dolerá, tan sólo el saber que existes, que un día entraste a mi vida, y al siguiente decidiste irte. Créeme cuando te digo todo esto, porque si de palabras se trata, estás son las más sinceras que puedo llegar a mencionarte, son las que describen lo que sentí y siento, que si un día te quise, ahora solo te veo como un recuerdo. Créeme si te digo que ya no te quiero, que ya no te siento, que ya no eres el dueño de mi mundo y de mis pensamientos, pero que, por más que quiera impedirlo aún estás en mi cabeza. Sólo quiero borrarte, borrar tus recuerdos, borrarte de una vez por todas de mi vida, sacarte de mi cabeza y de mi corazón. Espero no hacer a nadie lo mismo que tú, porque duele dejar que entren en tu vida y al tiempo ni siquiera mirar a esa persona. No me arrepiento de haberte conocido, pero sí de dejar que formaras parte de mí creyendo que yo de ti también lo era.

No hay comentarios:

Publicar un comentario