viernes, 30 de marzo de 2012

El diario de Noa

Noa: ¿Te quedarías conmigo? 

Allie: ¿Quedarme contigo? ¿Para que? ¿Para estar todo el tiempo discutiendo? 

Noa: Eso lo que hacemos, discutir. Tú me dices cuando soy un maldito arrogante y yo te digo cuando das mucho la tabarra, y lo haces el 99% del tiempo. Sé que no puedo herir tus sentimientos porque tienen un promedio de 2 segundos de rebote y otra vez vuelves a la carga. 

Allie: Entonces ¿Qué? 

Noa: No será fácil, va a ser muy duro. Tendremos que esforzarnos todos los días y quiero hacerlo porque te deseo. Quiero tenerte para siempre, tú y yo todos los días. ¿Harías algo por mí? Por favor imagina tu vida dentro de 30 o 40 años, ¿cómo la ves? Si es junto a ese hombre, vete. Te largaste una vez y lo soportaré otra si creyera que es lo que quieres, pero jamás tomes la vía fácil.

Allie: ¿A qué vía te refieres? No hay ninguna fácil, haga lo que haga alguien acabará sufriendo. 

Noa: ¿Podrías dejar de pensar en lo que quieren los demás? Incluso olvida lo que yo quiero y lo que él quiere o lo que tus padres quieren, ¿tú qué quieres? 

Allie: No es tan sencillo...

miércoles, 28 de marzo de 2012

No olvides que te quiero

Cuidado con lo que deseas, puede que se cumpla y no te guste el resultado.
Si pudiese retroceder en el tiempo, retrocedería tiempo atrás, días, semanas incluso meses, o quizá un año entero. No me arrepiento de haberte conocido y en la vida creo que lo haré, créeme. De lo que me arrepiento es de no haberte hecho feliz de la forma que te mereces, de ser tan gilipollas como para hacer que te enamores de mí. Enamorarse. ¡Qué palabra tan bonita! ¿No es cierto? Todos deseando que llegue el momento de enamorarse menos yo, y aunque llegara no creo que lo aceptara, ni siquiera que lo reconociera. Mi cabeza es demasiado dura como para reconocer que he caído, que no soy más fuerte que el resto y que me pienso que puedo luchar contra el amor. Quizás puede que me enamorara una sola vez, pero mi cabeza tan asquerosa es capaz de eclipsar lo que quiere mi corazón. Es por ello por lo que el pobre está cohibido, ni siquiera se atreve a querer porque al mínimo rasgo de cariño ya está mi cabeza dándole caña para que olvide ese pensamiento.
Lo reconozco, puede que esté loca y que sea una romántica empedernida, pero tengo miedo a enamorarme, me falta ese poco de locura que tienen la mayoría de personas, y cuando pasa digo que no creo en el amor, digo que son náuseas, digo que es un virus. No, no son náuseas ni un virus nuevo que hay, son las famosas mariposas en el estómago que dicen en todas las películas de amor y son producidas por el maldito miedo de perderte. No intentes comprenderme porque ni yo lo voy a hacer, simplemente haré como que nada ha pasado, volvamos a septiembre, volvamos a empezar de cero, a ser dos simples desconocidos. Aún me quedan unas largas semanas para olvidar lo vivido que es lo que mi razón dice que es lo mejor, aunque me arrepienta, o aunque mi corazón esté como un papel arrugado, pero todo sea por ti. Yo solo quiero que seas feliz y en estos días parece que lo eres más, adelante. No olvides que te quiero aunque mi testaruda cabecita diga que no.


domingo, 25 de marzo de 2012

Yo soy muchas cosas

Recuerdo cuando alguien subía una de esas fotos diciendo ''defíneme con una sola palabra'' y todos ponían adjetivos como fantástica, genial, mejoramiga, guapísima, preciosa y simpática. Nunca he subido una foto de ésas y tampoco creo que pueda definirme en una sola palabra. Yo soy muchas cosas. Soy testaruda y nunca abandono mis metas. Soy romántica y creo en el amor a primera vista. Soy risueña, alegre y extrovertida, aunque no demasiado. Soy caprichosa pero sé usar la razón. Me considero buena amiga cuando lo son conmigo y la peor cuando me hacen daño. Me encanta la vainilla. Me da pereza entrar en la ducha pero más salir de ella. Suelo tener las mejillas sonrosadas de tanto reir y me gusta pasarlo bien. Soy buena ignorando a la gente cuando me lo propongo. Soy fuerte porque he aprendido a lidiar con los palos que me da la vida. Me encanta cantar en la ducha pero no demasiado alto. Soy rubia de nacimiento. Deseo con muchas fuerzas que lleguen los sábados para ver a mis amigas, ponerme mis tacones y pasarlo bien. No suelo confirmar asuntos sobre mí. Me gustan las flores. Soy adicta al chocolate y al café. Mi color favorito es el morado. No me gustan las mentiras y cuando alguien me miente lo pillo. Estoy segura de mí misma y soy alguien en quien la gente confía. Odio los lunes pero más los miércoles. No me gusta tener que rechazar a alguien. Me encanta escribir mis tablones y estados. Me gusta llegar tarde a casa pero también dormir hasta tarde. Me considero afortunada por las cosas que tengo y no suelo pedir demasiado. Me siento mal cuando alguien se gasta mucho dinero en mí. Me encanta mi pelo. Me gusta leer. Soy de las que estuvo enamorada alguna vez de un personaje de Harry Potter. Soy vergonzosa y no me gusta ser el centro de atención. Odio las matemáticas. Me encantan los tacones. Mi estación favorita es la primavera. No soy buena dando el primer paso. Soy de las que se relaja escuchando música y me puedo pasar horas descubriendo nuevas canciones. Soy indecisa. Se me da bien el inglés. Soy malagueña. No me gusta que me echen en cara que alguien es un pelín mayor que yo. Me gusta cómo me quedan las gafas. Soy de las que tiene un amor platónico y lo cambia cada cierto tiempo. Soy de las pocas personas que no ha necesitado brackets. Odio enamorarme. Me encanta el carnaval. Odio los tios pegajosos. Me gusta ir de compras. Me encanta andar. Me gusta que me digan mis defectos pero no que me los restrieguen. No me gusta mi voz aunque me digan que canto bien. Me encanta escribir. No me gusta la gente pesada. Odio los creídos. Me encanta el licor 43. Soy de las que le encanta pintarse las uñas y los labios de rojo. Odio la gente que habla en el cine. Soy fan de muchos famosos. No me considero celosa y no pienso pelearme por un niño. Soy muy clara y no le tengo miedo a nadie. Me gusta el juego de las 2O preguntas. Me gusta hablar por papelitos en clase pero no que me pillen. Me gusta quedarme hasta tarde escribiendo un blog que nadie va a leer y solo por diversión.



sábado, 17 de marzo de 2012

Aún mantengo mi esperanza de encontrarlo

Me contaron de pequeña tantas historias de princesas, tantos romanticismos, que creo que no estoy hecha para la vida real, sino para ese lujo de vida. A pesar de haber crecido, madurado, cambiado, a pesar de saber a lo que me enfrento hoy en día, sigo teniendo esa llamita de esperanza en mi interior de encontrarlo. No sé si estoy sola en este mundo extraño de los que no pierden la esperanza, pero eso es lo que parece. Todos los hombres deberían saber que no es difícil conquistar a una chica, no es difícil ganársela. No es difícil siempre y cuando la conozcan. Si no es difícil, entonces, ¿por qué les cuesta tanto hacer las cosas?. En fin. A veces me gusta tumbarme en mi cama mirando al techo, con la guirnalda de luces encendida, sí, esa que enciendo cuando sueño despierta y me imagino cosas que me gustaría que pasasen. No tengo un prototipo ideal de persona, aunque sí que me gustaría que tuviera ciertos detalles. Sé que pido un poco demasiado, pero toda chica de la generación Disney alguna vez ha pensado en ello pues si me concediesen algún deseo pediría que esa persona especial sintiera por mí algo tan grande que no pudiese describir con palabras, que cuando le pregunte por cuánto me quiere no me diga mucho, ni un montón, ni de aquí a Bélgica, ni siquiera a tres metros sobre el cielo, pediría que me dijese que no existe unidad de medida que explique cuánto me quiere. Pediría que me abrazase sin más, sin pedirlo con palabras o miradas, y que me sorprenda abrazándome por la espalda, y que al hacerlo apoye su cabeza en mi hombro. Pediría alguien que sepa cuando estoy mal, que se preocupe sobre las cosas que me importan; alguien que con mirarlo sepa lo que le quiero decir, que me entienda, sin necesidad de palabras. Desearía alguien que me escuche; no necesito que me aconsejen todo el día, solo que me escuchen cuando tengo algo que contarle o simplemente para dejar que me desahogue. Alguien que con mi mirada sepa que me apetece reírme y lo consiga, que me haga revolcarme de la risa hasta enloquecer. Pediría alguien que no me diga que me echa de menos, sino que cuando lo haga que venga a buscarme, que no le importe si nos acabamos de ver para volver a escuchar mi voz, que no se canse de mis locuras. Alguien que se ponga nervioso al verme, que busque mi mirada ansiando ese encuentro especial que sólo entendamos nosotros. Alguien que me baje la Luna, que me lleve hasta las estrellas y me cante al oído canciones de amor. Pediría alguien que en fechas especiales me regale su presencia con besos y abrazos eternos, acurrucados bajo la luz nocturna hasta que llegue el amanecer; no necesito bombones, cenas románticas ni citas especiales, con un ramo de flores silvestres me conformo. Alguien que por mí fuese capaz de hacer el tonto, aunque hacer el tonto sea una cualidad suya, pero que por mí sea capaz de hacerlo aún más, sobre todo si eso implica hacerme sonreír cuando estoy mal. Alguien que no renuncie a sus amigos por estar conmigo, pero que siempre encuentre un huequecito para nosotros. Pediría alguien que se ponga nervioso al verme, que los paseos largos conmigo no le parezcan aburridos, que le encante mi olor y que le guste tocarme el pelo. Desearía alguien que piense que estoy guapa aunque me acabe de despertar o esté despeinada por el viento, alguien que me enamore cada día y que se deje querer por mí y a mi manera, que yo sé que es especial, pero entonces no sería mi querer. Pediría alguien que fuese para mí un amigo, hermano, padre y que junto firmemos un pacto sellado con nuestros corazones y para no separarnos nunca. Sé que puede que a simple vista parezca imposible de conseguir, pero yo no me rindo y sobretodo




aún mantengo la esperanza.

martes, 13 de marzo de 2012

Una especie de inmunidad del sufrimiento

Vi sus ojos oscuros y profundos como la noche. No le faltaba el brillo y deduje que había pasado penas en su vida. El sufrimiento se veía reflejado en aquellos ojos tan alegres y tristes a la vez, que estaban adornados con unas ojeras de pinceladas moradas. No eran recientes, demasiadas noches sin dormir se habría pasado. Una torcida sonrisa relucía en esa cara tan inmaculada, aún tenía chispas de la infancia así que no debía de sobrepasar la mayoría de edad. Su pelo liso casi dorado enmarcaba la cara redonda, me entraron ganas de tocárselo. No parecía de aquellas personas que se pasaba el día preocupada del pelo pues tenía algunos enredos en la parte inferior de éste. Una mano agarraba su brazo contrario tapando parte de su estómago, intentaba disimularlo por lo que deduje que no se sentía a gusto con su propio cuerpo y que tenía algo de complejo. Me pregunté, ¿cómo una persona tan aparentemente sonriente puede ser tan infeliz con su cuerpo? Mi respuesta cruzó mi mente a la velocidad de la luz: insultos. Miré el lugar donde debían estar sus orejas, ocultas bajo el pelo y especulé el la cantidad de insultos que tuvieron que escuchar. Volví mi mirada hacia su tronco y contemplé la débil forma del cuerpo que estaba formando su esfuerzo por adelgazar. Se le veía una persona tan extraña, tan perdida, le costaba encajar en este mundo tan materialista y superficial. Miré de nuevo sus ojos. Si aquella frase que me dijeron una vez ''los ojos son el espejo del alma'', es cierta, entonces su alma debía estar hecha añicos, pegada, vuelta a romper y cosida, con la cantidad de cosas que esos ojos habían vivido. En parte eso era una virtud puesto que tras todo ese sufrimiento, se atisbaba una gran fuerza en el brillo de sus ojos y una especie de inmunidad con respecto al dolor y no parecía que fuera a afectarle demasiado lo que fuesen a hacerle.

Y sí, hablo de esa persona especial, esa chica que veo en el espejo cada vez que lo miro.

sábado, 10 de marzo de 2012

Frena, que te estás enamorando

¡Frena! ¡Stop! ¡Para! ¡Te digo que pares! ¿Acaso no ves que te estás enamorando? Soy tu conciencia y te digo que pares, deja de actuar de esa forma. Ya sé que así te sientes más feliz, que cada abrazo te llena, que no te sientes sola y todas esas cosas. Sé que ése de ahí abajo que vive en tu pecho y que parece que está hecho de cristal te está incitando a que sigas adelante. Pues bien, ¿te gustaría saber qué hay más adelante? Más adelante hay una pareja completamente enamorada, que no deja de darse mimos, de esas empalagosas que a ti no te gustan nada, de esas en las que no faltan las palabras ''princesa'', ''amor'', ''cielo'' o ''tesoro''. Sí, no me niegues que no te gustan porque las odias, las odias tanto por no ser así de feliz que lo pagas con ellos, pero en el futuro es lo que obtendrás si sigues adelante y lo sabes. Más adelante habrá una decisión entre un futuro lleno de amor y uno completo de éxitos, un futuro brillante y un futuro acogedor. Más adelante hay alguien cabezota que deja de ser una niña por amor, que deja de ser la hija favorita de papá para ser lo más bonito de él, ese pirado que la quiere.
No intentes negarme nada de esto porque soy tu conciencia, como ese grillo que acompañaba siempre a Pinocho, pero yo soy tú y sé que sabes lo que va a pasar antes de que pasara, sé que te das cuenta de las cosas antes que el resto de la gente y sé, como te conoce tu madre, que te vas a enamorar, vivirás el presente por un tiempo y serás feliz, pero luego, ¿qué?. Eres un espíritu libre, te gusta vivir la vida y no pensar demasiado en el mañana, te gusta vivir independientemente y no agarrarte a nadie. Créeme, no funcionará y por eso te pido que pares. No hagas caso al loco ese llamado corazón, que no sabe que el más perjudicado será él y las heridas de este tipo son las que no se curan ni se cosen ni se cicatrizan. Te harás daño. ¿Es eso lo que quieres? No, así que para por favor.

Me voy quedando sin aire

Es un momento de esos en los que dices: ya está, hasta aquí he llegado, éste es mi tope y no puedo soportar más. Uno tras otro, uno tras otro, uno tras otro.... y así sucesivamente es como surgen los problemas. Es como estar enterrado en un mar de piedras y cada vez alguien va añadiendo una más, y otra, y otra, llega un momento en que pesan demasiado y no puedes escapar, no puedes salir, te quedas sin aire y sientes como el corazón se va deshaciendo en pedazos tan pequeños que serían imposible de volver a juntar. Pero así es la vida.
Escuché una vez que cuando el burro se cae es cuando se le dan los palos, y yo he caído, y el estruendo ha sido extremadamente grande, tanto, que estoy segura de que ha resonado a kilómetros de distancia. Aunque lo peor es saber que he perdido. Sé que en todas las batallas hay bajas, que los que ganan siempre son unos pocos, no demasiados. Pero también sé que me han vendido, que el más fiel es también el de la espada más afilada y que en cualquier momento puede pasarse al otro bando y clavarle la espada a un antiguo compañero. Sé que nada es eterno, que nadie te abre su corazón totalmente y que no existen amigos verdaderos. Y sobre todo sé, que no me voy a rendir, que yo también sé atacar, aunque de una forma más sutil, que lo bueno está por llegar y que algún día esa baja se arrepentirá.

jueves, 8 de marzo de 2012

Voy a explicarte lo que siento

¿Qué tal si nos besamos y luego seguimos siendo amigos?

Simplemente simple, fácil de comprender, difícil de explicar. ¿Sabes lo que es sonreír tontamente con una mirada suya? Quizás no. ¿Sabes lo que es estar nervioso por si te la fueras a encontrar? Quizás tampoco. ¿Sabes esa sensación de estar constantemente en las nubes? Puede que no. ¿Sabes lo que es la felicidad en estado puro en su presencia? No, no lo creo, no tienes cara de entenderme. Pues bien, siéntate aquí, a mi lado, deja que te explique esto. ¿Qué sientes cuando estás presente en un amanecer? La belleza del acto te hace sonreír y solo eres capaz de hacer eso, sonreír, ¿cierto? Pues eso es lo que siento yo cuando me miras, no quiero que ese encuentro que tengan nuestras miradas se acabe nunca y por eso nunca dejo de mirarte, lo siento si te intimida pero no puedo apartar mis ojos de ti, solamente me apetece perderme en tu mirada y no encontrarme jamás. ¿Has viajado alguna vez en avión? ¿Sabes ese escalofrío que te recorre el cuerpo cuando desde la ventanilla de tu asiento solo se ven nubes blancas en lugar del paisaje de tu lugar de destino y estás deseando verlo pero a la vez ansioso porque su mera imagen te emociona? Pues debes saber que eso es lo que siento yo cuando sé que te voy a ver pero aún no te he visto, por ello te busco donde sé que estarás, porque necesito tu presencia para ser feliz. ¿Sabes lo que es tumbarte en la hierba blandita mirando al cielo? ¿Y poniéndole formas a las nubes? Bien, pues así me siento yo, y las nubes a las que tú les pones forma son las historias que me imagino y que me gustaría que pasaran, todas contigo. Y por último, ¿has bailado alguna vez bajo la lluvia? ¿Has cantado a todo pulmón mientras nadie escuchaba? Esa felicidad que se siente es la que siento contigo, es la que es única, la que pasa solo algunas veces en la vida, la que quiero compartir contigo. 


martes, 6 de marzo de 2012

Vive ahora y no te arrepientas nunca

Sinceramente, no pensaba que la vida me fuera a dar otra oportunidad en tan poco tiempo. Pero ésta no da segundas oportunidades, da nuevas. Sin embargo la vida pasa rápido, y si no te subes al tren cuando tienes la oportunidad, lo pierdes. Es un vive ahora y no te arrepientas nunca.
Dicen que no hay mal que por bien no venga y que aproveches tus oportunidades, porque es probable que no vuelvan a aparecer, asi que voy a seguir esas frases al pie de la letra, me voy a lanzar a la piscina y no pienso mirar atrás.

domingo, 4 de marzo de 2012

Dile mejor que la amo, que suena más romántico

- ¡Ay por dios qué loca estás!
+ Sí, pues no sé de qué loca estás hablando
- Estoy hablando de una loca muy parecida a Audrey a la cual le encantan las grandes ciudades como en todas sus películas. Preciosa, una loca enamoradísima que siempre cuenta las historias de amor y las hace de una manera que dan ganas de que ocurran. Una loca a la que tengo que secuestrar de una manera que no sufra. En una historia en la que ella se enamora de mí, que es la parte que mas me gusta. No sé la parte que a ella le gusta, no le pregunté, pero seguro que toda porque entera me encantaba. Estaba bien dirigida, con todos sus guiones perfectos. Ella es la que una vez entró en mi clase y me quedé mirando lo guapa que era y se lo dije a mi mejor amiga. Ella junto a mi mejor amigo saben cuando estoy mal con mi loca, cuando tengo felicidad volcánica por ella. No sé si se ha dado cuenta de que estoy enamoradísimo de ella y que la quiero como a nadie, ella me llama exagerado pero es lo bonito que tiene todo esto. A su lado me siento como si no hubiese nada entre nosotros, en el verdadero paraíso, y cuando está a mi lado no quiero que nunca le falte de nada, por eso yo a ella la mimo tanto. La verdad es que me gustaría que la conocieras porque de lo bella persona que es te acabaras enamorando. ¡Ah! duerme con un peluche que le tengo celos nada más de pensar que es él quien puede empezar nuestro secuestro antes que yo y no lo voy a permitir. Tengo que decir también que la primera vez que me abrazó fue super mágico, como en una película Disney, sientes esos polvos mágicos que echa Campanilla y nos hace volar, pues igual. Me gustaría que siempre estuviese a mi lado, como lo está Nala del Rey León, así sería mi reina por siempre.
Me gustaría que siempre me contara todos sus deseos porque casi nunca puedo entrar en su mente y saber lo que piensa aunque ella se lo cuente a su twitter. Ha sonado un poco a celos pero ¡qué va! Yo no soy celoso, aunque ella diga que un poquito sí. Una vez me dijo que no suele durar con un amigo mucho tiempo, y eso es cosa de su locura porque siempre me tendrá a mí, y no sé cuántas veces se lo he dicho. También esa loca loquísima me dijo que no le gustaba eso de ''cariño'' ''gordi'' y yo le dije que a mi tampoco pero como estamos los dos tan locos pues va, terminamos diciéndonos ''mi vida'', ''cielo'', ''muñeca'', ''pequeñaja''... Y es que ya no sé qué más contarte de ella.
¡Ah! ¡me encanta cuando solo se hace fotos para mí! Ahí demuestra lo mucho que me quiere y me demuestra también su confianza. Si alguna vez la ves, no le digas que la quiero, dile mejor que la amo, que suena más romántico, que es como a ella le gusta

viernes, 2 de marzo de 2012

Que lo nuestro fue real, no fue imaginado

Sé que no es culpa mía, que el destino lo quiso así y es lo que me ha tocado. Sé que llorar no merece la pena, que no hay que arrepentirse de nada y que hay que mirar al frente. Sé que la cerradura de mi corazón está esperando la llave adecuada para abrirse, que desde hace tiempo no ha dejado entrar a nadie. Sé que me rechazaste sin hablar. Sé también que los amores verdaderos no se olvidan, que solo cambian de lugar en la memoria. Sé que los horóscopos nunca dicen la verdad y que las cartas disimulan cuando pregunto por mi corazón. Sé que un juego de billar compartido solo se da en las películas y que mi vida ha sido como un sueño, todo ficción. Sé también que el abandono duele más que cualquier otra herida, que no hay tirita lo suficientemente grande para sanarlo. Sé que fuiste real, que no fuiste fruto de mi imaginación. Sé que te dolió alejarme de tu vida, pero que pronto me reemplazaste. Sé que tus ''te quiero'' no eran los que yo quería. Sé también que eras especial para mí y que yo también para ti pero que de alguna forma me echaste de tu vida. Sé que no se te daban bien los romanticismos, pero que al menos lo intentabas. Sé que una mirada profunda venida de ti reaviva la esperanza en mi interior.
Y por saber me queda una cosa:saber de verdad que fui especial para ti, que me quisiste, que no todo fue imaginado.