miércoles, 4 de julio de 2012

Así como eres, así te quiero.

Toda tu forma de ser, toda tu personalidad, todo tu físico contribuye a que me vuelva loca por ti de tal manera como lo estoy. ¿Que por qué te quiero? Para qué mentir, te quiero por ser... tú. Te quiero por ser así de irresistible cuando sonríes, cuando me miras con tus perfectísimos ojos, esos mismos en los que me pierdo una y otra vez, en los que no quiero encontrarme, en los que quiero ver reflejada mi sonrisa de felicidad provocada por ti. 
Por hacerme reír de esa forma tan peculiar que tienes, haciendo el payaso, de la forma que solo tú eres capaz de conseguir hacer. Te quiero por ser mi mejor amigo, hermano, tú. Por apoyarme y cuidarme. Por no dejarme sola. Por no abandonarme nunca. Por no pedirme que cambie y aceptarme como soy. Por quererme. Te quiero por enseñarme a vivir la vida de la misma forma que tú, al máximo, sin pensar en el mañana y disfrutando del hoy. Por ser capaz de levantarme de la forma más especial posible, cada día de una forma distinta como ''Despierta dormilona'' sin olvidarte del ''Buenos días, princesa''. Porque me encantas en tus intentos de broncearte la piel tomando el sol. Te quiero por quererme aún estando en pijama y toda despeinada por la mañana. Porque cuando existe un cruce de miradas entre nosotros, siento que el tiempo se para y que solo existe un mundo, nuestro mundo. Te quiero porque aunque cantes mal, siempre me cantas canciones románticas al oído intentando enamorarme más de ti, aún sabiendo que eso es completamente imposible. Porque cuando me besas, no quiero que nada cambie. Te quiero por conocerme como lo haces. Por tu madurez. Por ser capaz de estar serio en los peores momentos y ser el más divertido en los mejores momentos. Porque te encanta pasarte el día mirándome y consiguiendo sonrojarme y ponerme nerviosa como sabes que haces. Por tu risa, ¡oh, dios!, ¡me encanta esa risa!. Por tus abrazos, mis favoritos. Por ser el único capaz de tumbar el ocho. Por tus intentos de poner caras interesantes para hacerme reír aún más. Por tus ideas y planes tan descabellados y románticos que me vuelven loca. Te quiero cuando me pides ayuda con el nudo de la corbata, o con la ropa en general. A veces eres un desastre, ¿sabes? pero aún así, así como eres, así te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario