jueves, 12 de julio de 2012

Perdóname si no puedo volver a amar

Cuando me abandonaste sentí como la soledad se apoderaba de mí. Las mariposas que habitaban en mi estómago se transformaron de repente en algo totalmente distinto, en algo así como murciélagos. No quería que te fueses y te lo repetí mil veces, pero aún así te fuiste. ¿Que te daban otros que no te daba yo? Sentía el dolor, la oscuridad, el frío. Sentía el invierno. Todo se convirtió en un puto invierno cuando desapareciste de mi lado. Todo a mi alrededor se tornó gris, helado, taciturno. No dejaba de llover y llover y yo seguía ahí. No entendí nunca tu forma de quererme, pero siempre creí que era amor de verdad, y aún menos entendí esa forma de marcharte, a pesar de que como todos advertían 'Se veía venir'.
Desde que te fuiste no he vuelto a saber nada de ti, y tampoco se ha ido el invierno. De eso hace ya cuatro meses y medio, y aquí sigo, esperando a que aparezcan las primeras flores entre la nieve helada, esperando que ese dolor en el pecho que me dejaste cese de una vez por todas. Esperando volver a sentir la felicidad, esa felicidad que tú me arrebataste.
Perdóname si no puedo volver a amar, mi corazón no está a prueba de balas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario