martes, 29 de octubre de 2013

No sabes lo que me muero por quererte y que me quieras.

No sé cómo explicarlo y es que no entiendo cómo me siento ahora. Nudo en el estómago, nervios constantes, sonrisas que salen de la nada y se difuminan en mi cara. Algo nuevo para mí, algo que siempre me gustó pero que siempre evité. Al fin y al cabo, soy una romántica que no cree en el amor y por ello no deja que pase solo.
Ni te imaginas la de veces que llevo ya soñadas que unía los lunares de tu espalda con una línea imaginaria. Ni te imaginas lo que deseo perfilar la línea recta de tu nariz, perderme en tus ojos de color cambiante, rozar tu oreja con mis labios. Ni te imaginas lo que mis dedos anhelan los tuyos ni lo que mi piel anhela tu piel. No sabes lo que me muero por ver tu boca dedicarme una media sonrisa de las tuyas, de esas que me encantan pero que tú no sabes que me encantan. No sabes lo que deseo tu brazo rodeando mis hombros, tu risa provocada por alguna locura mía, tus ojos buscándome entre el bullicio de la gente, tu reloj parado cada vez que nos miramos, que nos sentimos, que nos queremos.

¿Cómo será tu pelo iluminado por los primeros rayos de sol que entran a través de las rendijas de la persiana? ¿Cómo sonará tu risa ahogada en mi cuello? ¿A qué sabrán tus abrazos? ¿Cómo será tu voz pegada a mi oreja? ¿Cómo sentiré un 'te quiero' saliendo de ti? ¿Cómo será querernos? ¿Cómo será sentirnos? ¿Cuándo pararé de imaginarte y me dejarás vivirte?


Porque no sabes lo que me muero por quererte y que me quieras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario