lunes, 27 de enero de 2014

Porque sin ti, nada me llena

Porque me pongo nerviosa cuando veo tu nombre escrito en cualquier parte. Porque te echo de menos cuando no te veo. Porque no me imagino ahora la vida sin ti. Porque tu mirada, tu sonrisa y tu ser me hacen soñar y olvidarme de todo lo malo que pueda pasar. Porque cuando me escribes se despiertan las mariposas de mi estómago. Porque los cuentos de Disney parecen bobadas comparados con lo que siento cuando estás cerca. Porque cuando me hablas me tiembla hasta el alma. Porque mi corazón se desboca y tengo miedo de que se me salga por la boca. Porque me sudan las manos cuando me rozas. Porque se me pone la piel de gallina cuando nos tocamos. Porque no me gusta pensar que he perdido el tiempo al no haberme fijado en ti antes. Porque tu olor me teletransporta a otro lugar. Porque el mundo es fantástico si estás alrededor. Porque contigo nunca se me olvida sonreír. Porque los pájaros cantan más alegres y las flores tienen colores más brillantes. Porque tus bromas y payasadas me parecen adorables. Porque sonrío con tus fotos. Porque el mundo se me cae encima si sé que no me quieres o que no me ves como yo te veo. Porque una palabra tuya basta para mantenerme en pie. Porque no importa lo mal que me vaya la vida, contigo los problemas son menos problemas. Porque el sonido de tu voz son como cantos del cielo, de ángeles, como sirenas llamando a los marineros en alta mar. Porque pierdo la razón, la noción del tiempo y hasta mi ser. Porque siento que es algo grande pero inmensurable. Porque las sonrisas que me provocas son las más imborrables. Porque el naranja del atardecer es más naranja cuando estás cerca, y el azul del mar es más azul cuando te hallas próximo. Porque contigo no se me olvida sonreír y ser feliz. Porque eres mi Chuck Bass, mi Daniel Grayson, mi Hache y hasta mi Troy Bolton. Porque quiero recuerdos contigo. Porque rellenas el vacío de mi alma. Porque curas mis cicatrices. Porque mi piel anhela el contacto con tu piel. Porque te tocaría, te observaría, te abrazaría, te acariciaría y te besaría. Porque con tu ayuda puedo seguir pintando el cielo en tonos rosas. Porque eres la pieza que me falta para no sentirme incompleta. Porque eres mi media naranja, limón y hasta melocotón. Porque el Sol brilla con más intensidad cuando puede iluminar tu rostro. Porque contigo no necesito tener mala memoria para ser feliz. Porque mis ojos brillan más cuando se reflejan en los tuyos. Porque por cada vez que te preocupas por mí, mi corazón se derrite un poco más por ti. Porque mis ojos son más bonitos cuando se reflejan en los tuyos. Porque puedo escribir sobre ti. Porque a ti te espero, te espero toda la vida si hace falta porque tú me haces falta. Porque parece una locura, pero será la locura más bonita que he cometido. Porque te odié, porque te quiero. 

Porque sin ti, nada me llena.