martes, 27 de octubre de 2015

De pronto llegas

De pronto me sorprendo escuchando Ed Sheeran y me pregunto: ¿qué ha cambiado?

De pronto dejo de quejarme del pasado, de odiar el pasado y de sufrir por los fantasmas de otros que me persiguieron el tiempo suficiente como para dejar huella de la que se queda clavada en el corazón. Pero de pronto eso es agua pasada. De pronto han pasado apenas unas semanas desde las que me descubrí queriéndome a mí, queriendo tanto la vida como para acabar escribiendo. Y todos saben cuándo acabo escribiendo y no es cuando más libre estoy. De pronto me descubro queriendo volver a verte, con ganas de levantarme mañana y que me hagas reír o que me acaricies o que me sorprendas con algo tuyo que no conozco. De pronto me pregunto por qué has tardado tanto en aparecer en mi vida. O de pronto llega la noche y me pregunto cuánto más tardaré en verte y si lo haré al día siguiente. De pronto te echo de menos.


No estaba planeado pero las mejores cosas aparecen así. Igual que yo escribo sin que ninguna de estas palabras pasen por mi mente, sino que mis dedos son los que las dictan. Lo comparo con la vida, como todo últimamente. Mi corazón siempre es que dicta el camino. Todos los caminos llevan a Roma y tengo miedo de que mi Roma seas tú.

De pronto me sorprendo con cosquillas en el estómago, con sonrisas bobas cuando ya estoy en la cama o escuchando una y otra vez una estúpida canción de amor que un inglés pelirrojo cantaba a dios sabe quién pero que a mí me recuerda a ti.

"Déjate llevar", pienso. Pienso, pero nunca actúo. Pienso, pero creo que no existo. Pienso, pero tengo miedo.

No sé dónde me llevará nada de esto pero por lo pronto he recuperado mi duende y mi magia, mi inspiración para escribir, y hacía mucho que no tenía de eso.




De pronto llega alguien,
De pronto llegas.
-Sara Búho

No hay comentarios:

Publicar un comentario